Hábitat de los cnidarios

Hábitat de los cnidarios

Los cnidarios son un grupo de animales muy simples, que contiene alrededor de 11.000 especies vivientes. El hábitat de los cnidarios debido a su sencillez, es exclusivamente acuático, siendo la mayoría de las especies marinas y oceánicas, y solo un puñado de especies se pueden encontrar en el agua dulce.

Los cnidarios pueden encontrarse en muchos ecosistemas marinos desde zonas costeras y litorales hasta las grandes profundidades abisales, sin embargo, el hábitat de algunos grupos de cnidarios suele ser muy similar y de fácil acceso para su estudio. La mayor abundancia y diversidad la encontramos en ecosistemas marinos de poca profundidad, especialmente en lugares con temperaturas cálidas y regiones tropicales como los arrecifes.

Cnidarios de agua dulce

El hábitat de los cnidarios muy pocas veces involucra el agua dulce. Destacan principalmente las especies pertenecientes al género Hydra y formas meduzoides de hidrozoos como Craspedacusta sowerbii. Las hidras muestran una gran capacidad de adaptarse a muchos ecosistemas de agua dulce, registrándose en varios continentes como Europa, Asia y América. No obstante, son organismos muy sensibles a la contaminación y es poco probable observarlos en aguas contaminadas. Estos cnidarios, a menudo desapercibidos por su pequeño tamaño, miden entre 1 y 20 mm cuando están completamente extendidos.

Son capaces de fijarse por medio de su disco pedio al sustrato de rocas y gravilla de los riachuelos, así como a las plantas y algas que se encuentran en cuerpos de agua de poca profundidad. Pueden sobrevivir en una amplia variedad de condiciones de pH del agua, en general se encuentran en aguas estancadas o de corrientes débiles, por lo cual son poco frecuentes en aguas que tienen mucha velocidad. Adicionalmente, pueden adherirse a objetos como ramas y otros restos de vegetación que flotan en el agua, siendo el hábitat de los cnidarios como Hydra relativamente variable en el agua dulce. En estos sustratos las hidras suelen posicionarse con la boca apuntando hacia abajo. Generalmente, prefieren superficies duras para asentarse y pueden registrarse hasta profundidades de 350 metros en algunos lagos. Las hidras a menudos establecen relaciones simbióticas con algas, por lo cual la mayor diversidad de este grupo se encuentra en aguas superficiales que tienen una buena incidencia de luz solar.

Otras especies como la medusa de agua dulce, Craspedacusta sowerbii, originaria de cuerpos de agua dulce del este de Asia, se han expandido a muchas zonas del mundo debido al transporte de algunas plantas acuáticas. Esto demuestra la amplia adaptabilidad de estas medusas a múltiples condiciones ambientales y de calidad del agua. Viven en riachuelos y lagos principalmente, donde se alimentan de zooplancton y pequeños invertebrados.

Cnidarios marinos y oceánicos

El hábitat de los cnidarios de la mayoría de las especies es exclusivamente marino y gran parte de los grupos que conforman el Phyllum vive en aguas marinas y oceánicas de poca profundidad. Muchas especies tienen un hábito de vida solitario, sin embargo, una gran proporción de especies vive en colonias, estableciendo grandes paisajes subacuáticos.

Hábitat de los cnidarios hidroideos

Algunas medusas de cnidarios hidroideos, como la de los traquilinos, las cuales son de pequeño tamaño (menos de 3 cm), pueden ser pelágicas o se puede sujetar a las algas haciendo uso de sus tentáculos.

Gran parte de los hidroideos marinos establecen colonias de pólipos de gran tamaño en sustrato del fondo a profundidades variables, inclusive pueden crecer sobre conchas de otros organismos como moluscos y crustáceos. La mayor diversidad del grupo se encuentra en aguas superficiales, pero algunas especies sorprendentemente se encuentran a profundidades de hasta 3.500 metros en las zonas abisales. Las medusas de este grupo nadan libremente en el océano a distintas profundidades. Generalmente, durante el día bajan a las profundidades oscuras y emergen a la superficie durante la noche, probablemente debido a la disponibilidad de presas.

El hábitat de los cnidarios hidrozoos coloniales, como la fragata portuguesa, es básicamente la superficie de los océanos. Viven flotando debido a la presencia de un hidroide modificado o pneumatóforo, el cual se encuentra lleno de aire y funciona como una vela que se impulsa por efecto de las corrientes de aire, sobre la superficie de agua. Viven prácticamente en todas las regiones con aguas cálidas, es muy frecuente observar grupos de fragatas en los océanos índico, Pacífico y Atlántico. También es posible observarlas varadas en las costas y zonas de aguas más frías como producto de las tormentas y el fuerte oleaje.

Hábitat de los cnidarios escifozoos y cubomedusas

Este grupo de cnidarios tiene hábitats muy variados. Existen actualmente mas de dos centenas de especies con hábitats muy variados a lo largo de todos los océanos. Es común que las especies de este grupo produzcan grandes afloraciones de medusas (generalmente lejos de las costas), que pueden tener un alto impacto en las redes tróficas marinas. Estos afloramientos de medusas ocurren principalmente en aguas cálidas donde la cantidad de recursos es alta.

En general, los límites de tolerancia abióticos para muchas especies de escifozoos son los que determinan la distribución de estos animales en el océano. Muchas especies abarcan un amplio rango geográfico, sin embargo, algunas especies son características de aguas con baja salinidad como lo es en la mayoría de los estuarios y otras especies solo pueden sobrevivir en aguas cálidas y salobres donde su abundancia suele ser muy alta.

Tanto las medusas como los pólipos pueden sobrevivir a grandes profundidades, donde están plenamente adaptadas a las bajas temperaturas, ausencia de luz, baja disponibilidad de recursos y altas presiones. También existen muchas especies que se usan como hábitat las zonas costeras en donde llegan como producto de las corrientes de agua y el oleaje y, donde se convierten en una molestia para los bañistas, por los molestos efectos de sus picaduras. En términos generales, las medusas de escifozoos son pelágicas, aunque algunas especies pueden vivir sujetas a jardines de algas.

Por otro lado, el hábitat de los cnidarios de la clase Cubozoa también es muy variado. Suelen vivir en ecosistemas marinos cálidos, siendo particularmente abundantes en las regiones tropicales del mundo. Las cubomedusas son excelentes nadadoras pelágicas y suelen ser muy comunes en las zonas costeras en las temporadas más cálidas, representando un verdadero peligro para el hombre debido a la peligrosidad de sus nematocistos.

Anémonas y corales

En este grupo de cnidarios se encuentran las anémonas y los corales. El hábitat de los cnidarios de este grupo también es muy variado, sin embargo, existen formaciones definidas por estos animales en los cuales su abundancia suele ser muy alta. Los corales y anémonas coloniales son muy usuales en zonas costeras, donde forman enormes paisajes pétreos denominados arrecifes de coral. Aunque la mayoría habita en aguas superficiales tropicales, existen algunas especies que habitan ecosistemas polares y a grandes profundidades, donde también se producen algunas formaciones similares a los arrecifes, pero mucho menos estudiadas debido a que son zonas poco accesibles.

Los arrecifes de coral son más comunes donde el océano presenta aguas claras poco profundas. Estas formaciones son altamente dependientes de la disponibilidad de luz, pues establecen relaciones simbióticas con algunas algas fotosintéticas que participan en la creación de sus habitáculos pétreos. La temperatura del agua es muy importante para el establecimiento de los corales formadores de arrecifes de coral. En general, necesitan de aguas cálidas de entre 26 y 27°C, siendo muy raro registrar estas agrupaciones de cnidarios a temperaturas más bajas y altas.

Muchas anémonas de mar crecen sobre crustáceos y caracolas de moluscos para mantener asociaciones simbióticas, en las que ambos miembros de la relación resultan beneficiados.

Resumen sobre el hábitat de los cnidarios

Agua dulce– Muy pocas especies viven en agua dulce.
– Pólipos como Hydra viven fijadas en rocas o plantas acuáticas, en aguas pocos profundas de riachuelos y lagos.
– Soportan una gran variedad de condiciones de pH y acidez del agua.
– Prefieren aguas superficiales, ya que establecen relaciones simbióticas con algunas algas. – Algunas medusas también se adaptaron al agua dulce y se distribuyen ampliamente.
Marinos y oceánicos– La gran mayoría de las especies son de hábitos marinos.
– Son especialmente diversos en aguas cálidas tropicales.
– Muchas especies son coloniales
Cnidarios Hidroideos– La mayoría de las medusas son pelágicas o se fijan de algas a través de los tentáculos. Pueden vivir a profundidades variables
– Algunas especies coloniales viven flotando en regiones oceánicas cálidas.
Escifozoos y cubomedusas– Pueden existir en grandes grupos lejos de las costas. Ocasionalmente llegan a las costas por las corrientes marinas.
– Son muy abundantes en aguas cálidas, pero también se registran especies a grandes profundidades.
– Algunas especies se han adaptado a vivir en ambientes con baja salinidad como los estuarios.
Hábitat de los corales– Los corales y anémonas son muy abundantes en los arrecifes de coral donde viven de forma colonial.
– Algunos corales son solitarios y varias especies viven a grandes profundidades, y en regiones polares.
– La mayor diversidad se encuentra en aguas tropicales.

Referencias

  1. Acker, T. S., & Muscat, A. M. (1976). The ecology of Craspedacusta sowerbii Lankester, a freshwater hydrozoan. American Midland Naturalist, 323-336.
  2. Brusca, R. C & Brusca, G. J. 2005. Invertebrados. 2da edición. McGraw-Hill- Interamericana.
  3. Hickman, C. P, Roberts, L. S., Keen, S. L., Larson, A., I´Anson, H. & Eisenhour, D. J. (2008). Integrated Principles of zoology. New York: McGraw-Hill. 14th Edition.
  4. Meglitsch, P.A.1978. Zoología de invertebrados. Hermann Blume Ediciones. ISBN 84-7214-132-2.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.